cancerdelseno_01

Además de ser una de las partes más delicadas de la mujer, los senos son un sistema muy complejo de conductos y lóbulos que sirven para producir y almacenar leche materna. Su formación se compone por tejido protector, ganglios linfáticos, glándulas, pequeños músculos y grasa que van cambiando a través de la pubertad, embarazos y la menopausia.

Estos cambios estructurales tienen un impacto muy importante en nuestro desarrollo como mujer, al igual que los cambios vemos en la función principal de los senos, etapa tras etapa.

Estructura

Generalmente, el seno de una mujer tiene forma de pera, pero su forma y tamaño varía de persona a persona. Externamente, el seno tiene un pezón donde se encuentran las aberturas del conducto de leche, y éste viene rodeado por un área de tejido oscuro conocido como la aureola.

En su interior, tenemos el tejido del seno desde la clavícula hasta las costillas inferiores. Éste se protege con grasa que y se apoya en los músculos pectorales.

Dentro del seno además tenemos lobulillos que producen leche y conductos que transportan la leche hasta el pezón. Cada pezón tiene alrededor de diez aberturas de conductos y cada una de estas aberturas conduce a un sistema de conductos que va desde el pezón hasta los lóbulos.

Estos conductos también se propagan en forma de vid extendiéndose hasta llegar a los lóbulos. De esta manera, todos los sistemas de conductores del seno funcionan en conjunto para dar leche, pero son independientes unos de otros.

La razón por la que es importante conocer más sobre los conductores de leche y los lóbulos es que estos son lugares muy comunes donde se encuentra el cáncer de seno.

Sistema linfático

El sistema linfático transporta los desechos de las células en un líquido llamado linfa que se filtra en los nódulos linfáticos que están distribuidos en todo el cuerpo.

La linfa que está en el seno llega a los nódulos linfáticos axilares que se encuentran debajo del brazo. Igualmente, encontramos los nódulos mamarios internos o los nódulos que están cerca de la clavícula. A estos se le conocen como nódulos linfáticos supraclaviculares.

Conocer estos datos resulta muy útil ya que el cáncer de seno a menudo se propaga primero a los nódulos linfáticos. Ocurre específicamente cuando las células cancerosas se propagan a través de la sangre y el sistema linfáticol en un proceso llamado metástasis hasta llegar a otras partes del cuerpo. El reconocer la presencia o ausencia de estas células cancerosas en los nódulos podría hacer la diferencia en el tipo de tratamiento que se debe utilizar.

Cómo se desarrolla el cáncer de seno

Cuando hablamos de las células, nos referimos a las unidades básicas de todo ser vivo que componen los órganos en nuestro cuerpo. Las células se dividen y crecen como parte de un proceso muy controlado, al igual que son reemplazadas por nuevas una vez que mueren. De esta manera, se eliminan las células envejecidas y se mantiene la buena salud de los órganos en el cuerpo. El problema ocurre entonces cuando las células empiezan a crecer y dividirse sin ningún control, creando así un cáncer.

Las células cancerosas son células anormales que viven más tiempo que las células normales y continúan formando una gran cantidad de células anormales. Dichas células también se dividen rápidamente y generalmente forman una masa anormal a la que se le conoce como tumor.

Tumores

Los tumores no tienen necesariamente que ser cancerosos. Existen tumores benignos que no son cancerosos y que por lo general, no representan una amenaza para la vida.

Los tumores de tipo canceroso sin embargo son tumores malignos. Se pueden propagar alrededor del tejido mamario en un proceso llamado invasión o infiltración y tienen la capacidad de moverse a otras partes del cuerpo en un proceso de metástasis.

Para llegar a este nivel, el cáncer de seno casi siempre se propaga primero a los nódulos linfáticos debajo de las axilas y luego se mueve a otros órganos del cuerpo. Mayormente se propaga o se metastatiza a los pulmones, los huesos, el hígado o el cerebro.

Estos tumores malignos pueden representar una verdadera amenaza para la vida. Además de los tratamientos locales tales como la cirugía y la radiación, a menudo se recurre a la quimioterapia, la terapia de hormonas y otras terapias focalizadas que se enfocan en tratar las células cancerosas que se mueven más allá del área del seno.

De propagarse a otros órganos, el cáncer de seno conserva sus características de cáncer de seno y si eso ocurre, al tumor en el seno se le llama sitio primario. Al tumor en el otro órgano, por otra parte, se le identificaría como cáncer de seno que se ha metatastizado al hígado, pulmón, hueso o cerebro.

Envíales un mensaje ahora recordándoles lo importante que es para ti que se cuiden y protejan.

Un cáncer de seno detectado y tratado a tiempo tiene un 99% de posibilidades de sobrevivencia, sin embargo detectado tarde sólo un 23%. Comprométete a que todas las mujeres que amas se hagan un examen de seno.