cancerdelseno_04

Si se detecta el cáncer de seno temprano, existen más opciones de tratamiento y mayores posibilidades de superarlo. Por eso es muy importante saber cómo los senos se ven y se sienten normalmente y reporter cualquier cambio a un profesional médico.

Exámenes de detección de cáncer de seno

La mamografía — Una mamografía es una radiografía del seno. Es la mejor herramienta de detección usada para encontrar cáncer en sus primeras etapas. Esta puede detectar el cáncer en etapa temprana, cuando es pequeño y más fácil de tratar. La mamografía puede detectar cualquier cáncer antes de que pueda sentirse o palparse.

Se recomienda que toda mujer se haga una mamografía -todos los años para las mujeres de 40 años en adelante (tal vez antes si se tiene antecedentes familiares de cáncer de seno).

Una mamografía se hace de manera ambulatoria ya sea en el consultorio de su doctor, en el hospital o en una unidad móvil. Una tecnóloga toma la radiografía. Las imágenes del seno se pueden almacenar en placas (mamografía estándar) o en una computadora (mamografía digital). La máquina de rayos X usa muy poca radiación. Un radiólogo estudiará la radiografía buscando señales de cáncer de seno u otros cambios. Estos cambios pueden ser pequeños y difíciles de ver, por esto lo mejor es hacerse una mamografía todos los años. De esta manera, el radiólogo puede comparar sus radiografías año tras año y ver si ha habido cualquier cambio.

Para conseguir una buena radiografía, la tecnóloga necesita aplanar su seno. Puede ser incomodo pero sólo dura unos pocos minutos.

Las mamografías son muy precisas, pero no son perfectas. Estas pueden detectar una masa mucho más pequeña de alguien pueda palpar. Sin embargo, en algunas ocasiones las mamografías no encuentran el cáncer. Por eso es tan importante acompañar una mamografía con un examen clínico de los senos.

La mayoría de los planes de seguro cubren mamografías. Medicare también paga por las ellas. Hay muchos programas que ofrecen el examen gratis o a bajo costo. Llama a la línea de ayuda de Susan G. Komen en español al 1-877-465-6636 o bien al departamento de salud de tu estado para más información sobre los programas de bajo costo disponibles en su área.

El examen clínico de los senos — Un examen de los senos, realizado por un profesional de salud, debe ser parte de un examen médico de rutina. Si no es así, pídelo. Este examen incluye un examen visual y una palpación cuidadosa de toda el área de los senos desde la clavícula hasta la línea del sostén y desde la axila hasta el esternón. Es importante que las mujeres se hagan exámenes clínicos de los senos cada 3 años comenzando a la edad de 20 años y una vez al año a partir de los 40.

-Diagnosticó

Una vez que se descubre evidencia de un posible cáncer , se hacen entonces otros exámenes de imágenes para determinar si el área es benigna o maligna. Si esos exámenes no son concluyentes, será necesario hacer una biopsia para determinar si el área es benigna o maligna.

Para esto, existen dos tipos de procedimiento: la biopsia por aguja o la biopsia quirúrgica abierta. El método que se use depende de la naturaleza y ubicación de la anomalía, la salud general de la paciente y la preferencia personal.

- Biopsia por aguja

Si se opta por realizar una aspiración con aguja fina, puede hacerse de tres maneras: aspiración con aguja fina, biopsia de aguja gruesa o biopsia asistida por vacío.

La biopsia por aspiración con aguja fina se realiza mayormente a pacientes extremos y sólo tarda unos pocos minutos. Se inserta una aguja pequeña en el bulto y se extraen algunas células. Las células que se sacan son evaluadas por especialista en el análisis de las células, llamado citopatólogo.

En la biopsia de aguja gruesa, se usa una aguja más grande y se extirpa una muestra de tejido. Si se puede sentir un bulto, la biopsia se puede hacer palpando el área. Si no se puede sentir un bulto, la biopsia se puede guiar con ultrasonido o con una técnica especial de formación de imágenes llamada mamografía estereotáctica.

Por su parte, en la biopsia asistida por vacío, se retiran núcleos de tejido con una aguja más gruesa y hueca que hace una sola inserción de sonda. La biopsia asistida por vacío se hace con anestesia local y mayormente a pacientes extremos. Este tipo de biopsia por punción se puede hacer guiándose con una mamografía esterotáctica o formación de imágenes de ultrasonido.

- Biopsia quirúrgica

La biopsia quirúrgica abierta es el segundo tipo de biopsia que puede usarse para estudiar mejor el área del seno. Se trata de una cirugía que extirpa la anomalía del seno y puede realizarse de manera incisional y excisional.

Se realizan comúnmente en un hospital o en un establecimiento para pacientes ambulatorios con anestesia, pero la selección de la técnica de la biopsia va a depender de la naturaleza y la ubicación de la anomalía. Igualmente va a depender de la salud general de la paciente y de la preferencia personal.

En la biopsia incisional sólo se extirpa una parte del bulto y el procedimiento se usa más a menudo en pacientes con cáncer avanzado, ya que el tumor es demasiado grande para extirparlo con una biopsia excisional.

En la biopsia escisional, por su parte, se extirpa todo el bulto y parte del tejido normal circundante. Si el bulto es benigno, la biopsia escisional puede ser el único tratamiento necesario, pero de resultar maligno, es posible necesitar tratamientos adicionales.

El tejido extirpado, ya sea a través de las biopsias de aguja, o quirúrgicas es evaluado por un patólogo quien determinará si existen signos de enfermedad. Mayormente, las biopsias se hacen como procedimientos para pacientes ambulatorios y usan anestesia local, por lo que el paciente tiende a irse a casa el mismo día.

Envíales un mensaje ahora recordándoles lo importante que es para ti que se cuiden y protejan.

Un cáncer de seno detectado y tratado a tiempo tiene un 99% de posibilidades de sobrevivencia, sin embargo detectado tarde sólo un 23%. Comprométete a que todas las mujeres que amas se hagan un examen de seno.