Crea Lazos Admirables

Unete A Los Lazos De Vida

unete-feature

El implacable espíritu de las sobrevivientes latinas que están decididas a cambiar las expectativas de cáncer en la nueva generación, nos inspiran a unirnos a la misión de educar y motivar a más latinas a hacerse un examen de seno. Ellas son el ejemplo de los más profundos lazos que perduran presentes nuestra comunidad.

EL LAZO DE MARLENE

Marlene Álvarez era paciente del Arlington Free Clinic en Virginia, cuando se le recomendó un examen de seno. Ella, como muchas mujeres, pensó que no era necesario porque no tenía ningún tipo de síntomas, pero hoy sabe lo afortunada que fue de haberlo hecho pues sin saberlo, padecía de un avanzado cáncer de seno que debía ser tratado inmediatamente.

Recuerda que en aquel entonces su esposo estaba sin empleo y no tenían seguro médico para pagar el alto precio de los medicamentos, “hasta $1,000 dólares por seis pastillas”. Sin embargo, no se quedó sola, ya que su clínica de Arlington buscó la manera de darle el tratamiento necesario.“Fueron como ángeles conmigo” dice, y hoy ella da orientación necesaria a mujeres como ella.

EL LAZO DE RAQUEL

Raquel Chacón tenía 78 años de edad cuando le encontraron dos tumores cancerosos en su seno y en tan sólo un mes, se le realizó cirugía. Tuvo que tratarse además con tamoximen, ya que la quimioterapia ni la radiación eran recomendable a su edad.

Ahora como sobreviviente recuerda que aunque no tuvo miedo, no entendía por qué tuvo que pasar por esa experiencia, pero sintió la urgencia de impedirle algo similar en otra persona. “Busque en lo más profundo de mi ser y es donde encontré mi respuesta,” comenta Chacón. “Dios estaba conmigo en todo momento. A causa de mi experiencia, quiero que todas las mujeres estén concientes de la necesidad de los exámenes de prevención. Esto puede ayudar a por lo menos una mujer a prevenir lo que yo sufrí.”

EL LAZO DE AURORA

Aurora Guajardo sabía la importancia de la detección temprana por su trabajado como voluntaria en hospitales. Al igual que le aconsejaba a sus pacientes, Guajardo se realizaba sus exámenes de detección temprana y chequeos regulares. Gracias a eso, se le detectó cáncer de seno a los 49 años y tuvo una tumorectomía seguida por radiación. Luego del tratamiento, la invitaron además a participar en un estudio de investigación con tamoxifen, un medicamento para el cáncer de seno, y lo tomó como una oportunidad para hacer el bien.“Acepte con mucho gusto, pensando que tal vez algún día esta medicina ayudaría a mi hija, a mis nietas y a todas las mujeres,” concluye Guajardo ahora.

EL LAZO DE ELVA

Elva Fletcher es voluntaria bilingüe en una organización que defiende a los pacientes de cáncer de seno. Como defensora de los pacientes de cáncer fue a la legislatura de Texas en Austin y al Congreso en Washington DC para exigir fondos para investigaciones médicas porque entiende muy bien lo difícil y traumático que puede ser la enfermedad.

Ella misma descubrió que tenía cáncer gracias a la propaganda de detección temprana, la cual asegura le salvó su vida. “Soy afortunada porque mi cáncer se descubrió a través de la mamografía ya que la calcificación no se podía palpar a través de los exámenes físicos,” cuenta Fletcher. Por eso, “existe una verdadera necesidad de ayudar a las mujeres hispanas que no reciben los servicios adecuados.”

EL LAZO DE MEG

Meg Reyes fue diagnosticada con cáncer de seno a los 33 años y luego de una tumorectomía, recibió un tratamiento muy agresivo a causa del tamaño de su tumor. También le removieron 16 ganglios y completó su quimioterapia y tratamiento de radiación. Actualmente, todavía se encuentra en estado de seguimiento.

Nada ha sido más difícil pero lleva su mensaje de esperanza en su labor como voluntaria para el comité de educación de Susan G. Komen contra el cáncer de seno. Ella es parte de la comunidad que da clases con énfasis en la detección temprana. También en su trabajo en la Fuerza Aérea se ha convertido en “una consejera no oficial para los pacientes que han sido diagnosticados recientemente.” Soy esposa, madre, hija y amiga, pero ante todo soy sobreviviente,” dice Reyes. “Estoy sana, tengo trabajo, una casa, estoy con vida y sonrío.”

Envíales un mensaje ahora recordándoles lo importante que es para ti que se cuiden y protejan.

Un cáncer de seno detectado y tratado a tiempo tiene un 99% de posibilidades de sobrevivencia, sin embargo detectado tarde sólo un 23%. Comprométete a que todas las mujeres que amas se hagan un examen de seno.